transformar en arbol a partir de bonsai

Volvemos a la fisiología del árbol. En el momento en que plantemos una rama de cualquier planta, si logramos que subsista, esta tenderá a publicar novedosas yemas que conformarán novedosas ramas. Es indispensable, ya que las hojas son un órgano escencial para la planta. El tamaño de las hojas, de la misma el del resto de la planta, tenderá a ser igual que antes. ¿De qué manera se alcanzan árboles en miniatura, entonces? El truco está en sus tejidos. El meristemo es el tejido de desarrollo de una planta. Este grupo de células, de aspecto tierno, medran muy de forma rápida, formando una exclusiva rama u otro tejido según distintas hormonas que actúan como señal. Una hormona es la auxina, que capacidad el desarrollo celular de la planta. Otra indispensable es la citoquinina, que fomenta la división. En el momento en que el meristemo alcanzó alguna rigidez, empieza a marcar la diferencia, creando un meristemo secundario que engrosa la planta y crea nuevos tejidos. Es en ese instante en el momento en que se regresa “madura”, dura, quedándose como está. Desde ahí solo se engrosará. Mientras que, en la punta del árbol, la yema prosigue medrando, incrementando la longitud de la rama.

El desarrollo de los tejidos y su especialización está muy relacionado con la geometría de la planta. De este modo solo lograr alguna situación los tejidos empiezan a marcar la diferencia ahora alargarse (alargarse), en lugar de continuar dividiendose. La producción de hormonas, además de esto, siempre y en todo momento va en exactamente el mismo sentido, con lo que, grosso modo, se dirige desde el «interior de la planta», hasta las yemas en desarrollo. Pero, si cortamos estas ramas que están medrando, las hormonas por el momento no llegan a la yema, sino generan un efecto diferente: causan la aparición de novedosas yemas laterales en la rama de la que no tienen la posibilidad de acontecer. De esta manera, lo que se fomenta es la ramificación. Pero claro, exactamente la misma proporción de hormonas para múltiples yemas no provocará exactamente el mismo efecto. Por contra, lo que conseguiremos es un tejido totalmente formado, pero mucho más pequeño, pues la señal fué mucho más enclenque. Esto es, hojas en miniatura. Esta explicación, si bien algo simplista, deja comprender algo mejor el difícil desarrollo que sucede en el bonsái.

De qué manera llevar a cabo un bonsái de limonero

Los bonsáis tienen la posibilidad de tener distintas formas. Entre las opciones es llevar a cabo un bonsái de limonero, la diferencia con el bonsái estándar reside en la contrariedad que existe para achicar el papel aparte del fruto. De ahí que, debemos ofrecerle al bonsái un tamaño mayor, a fin de que árbol, hoja y fruto, no queden desmedidos.

Golpes de calor

La temperatura incrementa y la humedad ambiental baja. Estas condiciones continúan muchas horas e inclusive a lo largo de todo el día.

La planta evapora por medio de el papel mayor proporción de agua y debe poderse rehidratar a través de la absorción de agua mediante las raíces.

Modela y da forma

El modelado del bonsái debe iniciar el primero de los días, mira hojas y ramas para podar las que superen el tamaño pensado. Por servirnos de un ejemplo, si van 2 ramas, corte una. No es necesario que sea cada día, pero según el género de plata escogida y su ritmo de desarrollo la poda en los bonsáis acostumbra tener que hacerse de manera continua.

Todas y cada una de las plantas precisan agua, pero siempre y en todo momento en su justa medida. Entre los peligros del bonsái es que no sea con la capacidad de drenar la proporción de agua que recibe, pudriéndose las raíces velozmente.

Trámite para editar una rama de tu frutal en un nuevo árbol

1. Elige una rama o tallo de tu árbol. En la mayoría de los casos, las ramas jóvenes con la madera aún no madura y en pleno desarrollo desarrollan raíces con mayor sencillez. Además de esto, es común que los hijos nacidos del leño primordial en el momento en que todavía son jóvenes arraigan mejor que los de las ramas.

Deja un comentario