tipos de bonsais segun su forma

Prosigue tras propaganda

Luz: Ensolado, solo parcial

Omono (bonsao enormes y muy interesantes)

Los bonsáis Omono son los que miden centímetros. Se piensan a los reyes de los bonsáis pues con su tamaño son muy sensacionales, en el centro de un jardín por poner un ejemplo. Son conocidos como bonsái de 4 manos pues se precisan 2 personas para su trasplante. Su precaución es simple y es conveniente que esté en el exterior mientras que no haya heladas.

Finalmente, los bonsáis que sobrepasan los 130 cm de altura son de tipo Hachi-Uye. Si bien ciertos comentan que con este tamaño por el momento no tienen la posibilidad de considerarse bonsáis, sino como árboles de jardín idóneos para exteriores. Tiene por nombre bonsái de 6 manos pues se precisan 3 personas para trasplantarlo. Son fáciles de proteger y mucho más resistentes a las plagas. Han de estar siempre y en todo momento en el exterior recibiendo luz del sol directa.

Especies de bonsái de interior

Las tres categorías primordiales de tamaño son los árboles de bonsái en miniatura, medios y enormes. Todas estas clasificaciones tiene subcategorías de tamaño, que tienden a cambiar en datos precisos. Gracias a que cada árbol de bonsái es único, ciertos tienen la posibilidad de o no cuadrar en todos y cada categoría, pese a su tamaño exacto. No obstante, es útil tener un concepto de exactamente en qué clasificación de tamaño puede cuadrar su árbol de bonsái.

Kenshitsubo – Son la pluralidad mucho más pequeña viable de árbol de bonsái. Poco mucho más que plántulas artísticamente diseñadas, asimismo se conocen como árboles del tamaño de una semilla de amapola. Pocas veces tienen mucho más de uno o tres centímetros de altura. Tienen la posibilidad de levantarse con 2 dedos de manera fácil.

Mame, otro de los bonsáis menos comunes

Para esos bonsáis que no superen los 15 centímetros de altura. La traducción de su nombre lo afirma todo: significa «que hacia la palma de su mano».

Poda

El bonsái de arce japonés en general se forma mediante una poda cautelosa y discriminatoria. Puede hojas, ramas y raíces con pellizcos de entrenudos auxiliares. No obstante, se aconseja eludir la poda en primavera para eludir dañar la planta. Puede desarrollar la poda de hojas en la época del verano. Las raíces y ramas tienen que podarse al unísono, idealmente en otoño.

Otra enorme técnica de poda es defoliar totalmente un bonsái de arce japonés en verano. Esta es de manera frecuente la estrategia usada para generar hojas mucho más pequeñas y mucho más finas. No obstante, una regla para rememorar es que jamás debe eliminar todas y cada una de las hojas si su bonsái de arce japonés termina de ser trasplantado. Mira a tus bonsáis intentando encontrar lesiones tras la poda y cerciórate de haberlos vestido a todos.

Deja un comentario