tipos de bonsai y sus cuidados

Cuidar de un bonsái es un arte. Cada vez existen más seguidores de estos “miniárboles” y sucede que, cultivarlos es como tener un trocito de naturaleza metido en este país. El día de hoy en Quedeflores.com deseamos comunicar unas pautas mínimas para cuidarlas.

<p id="caption-attachment-3460" bonsai

Abonando los bonsáis

El bonsái, como todas y cada una de las plantas de maceta, tiene un espacio con limite donde realizarse, con lo que los nutrientes de los que dispone son muy limitados y la salud de nuestra planta queda comprometida.

De ahí que deberíamos meditar que el fundamento de la nutrición del bonsái ha de estar apoyado en lo que proporciona el medio natural. El humus líquido, cuya base es el humus de verme, contribuye todos las ventajas del mismo: crea una red social de microorganismos en el suelo que asisten a la nutrición de una forma natural, fomenta la sanidad en el suelo al eludir que patógenos se logren desarrollar y perjudicar a las raíces de la planta y contribuye a sostener unos escenarios correctos de nutrientes para eludir los desequilibrios. Ya que el envase del bonsái tiene un tamaño definido, al dar los nutrientes en una manera líquida, es la manera mucho más simple de abonar nuestro bonsái.

Cuidados del Bonsai Enebro Común

Es una clase que no necesita cuidados inusuales, si bien debe proseguir algunas pautas para eludir su deterioro. Las raíces son sensibles y si en el instante de trasplantar el ejemplar se cortan bastante, el ejemplar se va a ver muy deteriorado.

No se trasplantará el bonsái en temporadas que no sean recomendadas y se dejará la proporción de raíces primordiales a fin de que el bonsái no padezca.

A. Género de bonsái según su tamaño

Es la clasificación mucho más básica de los diversos tipos de bonsái. La altura de la planta provoca que se llame de una manera u otra.

Denominación para bonsáis que miden menos de cinco centímetros de altura. Son los bonsáis mucho más pequeños que hay, y no son nada comunes. Se acostumbran a plantar con semillas en contenedores de pequeño tamaño, y no acostumbran a tener mucho más de 2 ramas.

Riego del bonsái

La primordial causa de la mayor parte de las muertes de bonsáis es el riego deficiente. Ya que la cubierta de suelo es tan poco profunda, es vulnerable a secarse muy de forma rápida. Los árboles bonsái tienen que regarse justo en el momento en que la cubierta superior del suelo semeja seca. En dependencia del tipo y tamaño de su árbol, tal como del género de suelo que utilice, la continuidad de riego puede cambiar e inclusive puede ser una vez cada día; de ahí que, es preferible regar todas sus bonsáis individualmente, en vez de continuar una rutina.

Al regar el bonsái, la meta primordial es saturar totalmente el sistema de raíces con agua. Asegurando una saturación correcta, riegue hasta el momento en que el agua salga por los agujeros de drenaje.

Deja un comentario