se puede trasplantar un bonsai en otoño

Los Bonsais son plantas de enorme porte, arbustos y árboles primordialmente, que a través de ciertas técnicas culturales como son las podas y los pinzados se logra que su parte aérea sea achicada y compacta.

En lo que se refiere al sistema radicular, asimismo se trabaja prácticamente todos los años, dejando las raíces mucho más gruesas como medio de anclaje y unión de la planta… y estimulando la emisión de raíces pequeñas que son de todos modos las causantes de la captación de agua y nutrientes del suelo.

FRECUENCIA DEL TRASPLANTE

Entre las primeras cosas que influyen en la aptitud de desarrollo de las raíces tras el trasplante es la manera de cuidar de los bonsáis. Según el sitio donde los ubicamos, la insolación, la temperatura del aire, la temperatura de la tierra en la maceta, la continuidad del riego… todas estas condiciones altera la aptitud y el modo perfecto de desarrollo de las raíces. Los puntos mucho más esenciales de los cuidados tras el trasplante son los próximos:

Hilado:

  1. Observa los árboles que tienes hilados. En esta temporada engrosan un tanto mucho más para almacenar las substancias producidas en su leño, ramas y raíces. Si el alambre se clavará, es preferible sacarlo.
  2. En los árboles caducifolios, en el momento en que las hojas hayan caído de manera natural (no tenemos la posibilidad de seguir este desarrollo defoliante), tenemos la posibilidad de explotar para recortar las ramas que no vayan con el diseño. Impide los cortes enormes o mayores (estos se van a hacer en primavera, con circulación de savia).
  3. Si no has hilado tu bonsái, explota para tejer absolutamente los árboles caducifolios y de esta manera ahora van a estar posicionadas las ramas para la próxima estación de desarrollo.
  4. Asimismo se tienen la posibilidad de tejer los perennes, pero solo aquellas ramas que no requieran un cambio drástico de situación, puesto que estas van a estar menos flexibles que en primavera.

¿Cuándo tienes que trasplantar tu bonsái?

El trasplante va a ser preciso si observas:

  1. Área del sustrato bastante dura, llena de raíces, aspecto de barro, cambios fuertes de color, fragancia, acumulación de sales, etcétera…
  2. El sustrato sube sobre el borde de la maceta. Esto señala que las raíces están empujando hacia arriba por el hecho de que crecieron bastante y no tienen sitio.
  3. En el momento en que riegas notas que el agua tarda en ser absorbida por el sustrato y se empapa por zonas.
  4. Las raíces van por los orificios de drenaje (abajo) del test.
  5. Si el árbol tiene aspecto lánguido, colores amarillentos sin ser otoño, crecimientos anormales, debilidad…
  6. Humillación del sustrato. Se fué convirtiendo en barro o polvo que ahoga el árbol.
  7. Si hemos abonado en demasía (más que nada con químicos) o lanzado a nuestro bonsái un producto para plagas o patologías y observamos que le afectó: tiene hojas quemadas, muestra amarillo o aspecto lánguido; es requisito trasplantar urgentemente. Y atravesar los dedos.

Deja un comentario