salvar un bonsai de hoja seca

Mensaje de Twitter

Plantar un bonsái y ofrecerle la manera puede ser una experiencia completamente gratificante. No obstante, gracias a múltiples componentes como el abuso de agua, la carencia de esta o el abandono de los cuidados precisos, nuestro bonsái puede hallarse en una situación crítica. En estas situaciones todavía probablemente halla promesa, puesto que observando el estado de sus raíces y alimentándolo con la fertilización correcta, este árbol semimuerto puede regresar a la vida.

De qué forma regar un bonsái

Lo idóneo es emplear una regadera que tenga orificios hasta o con una lanza de riego lo mucho más extendida viable. Regar hasta el momento en que el agua salga por los orificios de drenaje y mojando las hojas. Hazlo en 2 tiempos para cerciorarte de que la tierra se empapa absolutamente y verifica que la temperatura del agua sea lo mucho más próxima a la temperatura ámbito intentando regar con agua de calidad, libre de cloro y cal.

En invierno trata de regar en las horas centrales del día, en el momento en que hace algo mucho más de calor, de esta manera evitarás que el agua que sobre se congele en el envase. No obstante, a lo largo del verano, riega por la mañana o por la tarde en el momento en que ahora ha caído el sol, de esta manera prevendrás el contraste térmico en las raíces que logren perjudicarlas.

¿Qué llevar a cabo en estas situaciones?

Si da la sensación de que tú bonsái se muere, hay que descartar múltiples cosas. Lo primero es no desahuciar el árbol, sino más bien procurar salvarlo. Además, considere la lista de opciones que mostramos ahora:

  • Hay que entender si el árbol prosigue vivo. Un truco es realizar una pequeña muesca en el leño, bien con la uña o un elemento afilado. Si emite un pequeño líquido verdoso o savia, quiere decir que hay esperanzas.
  • Garantizar la clase de bonsái. Solo de este modo se logra inferir la manera de atenderle.
  • Ver las raíces. Si todavía tienen vigor, quiere decir que cumplen la función de dar de comer al árbol.
  • Recortar ramas en estado deplorable. La energía que guarda el bonsái debe usarla para volver a poner las partes que todavía tienen vigor.
  • Mudar la tierra. Es sensato llevarlo a cabo, pero precaución. Al tener un nuevo sustrato, el bonsái tiene aptitud para alimentarse y curarse.
  • No abuse el riego. Un fallo común es abarrotar de agua a las raíces en estas situaciones, lo que es contraproducente.

Heads Up

Si tiene alguna sospecha de que su bonsái probablemente halla fallecido ahora, puede ser una gran idea revisar si está vivo antes de utilizar cualquier procedimiento de reanimación.

Para esto, lleve a cabo un pequeño corte en las ramas o en el leño. Examina la cubierta que se revela tras la corteza, la cubierta de Cambium.

Mala localización

Para efectuar la fotosíntesis correctamente, es indispensable que nuestro bonsái disfrute de una aceptable iluminación del sol. Debemos rememorar que un bonsái no ya no es un árbol. Si lo contamos en casa, debemos tomar en consideración sus pretensiones lumínicas. Si está en alguna localización donde no reciba la luz bastante vamos a poder apreciarlo de múltiples formas.

Las hojas novedosas van a ser cada vez mayores y en menor cantidad. Vamos a poder ver de qué manera las ramas del bonsái se marchan en una dirección específicamente para lograr buscar y explotar al límite su poca luz. El pequeño árbol perderá su forma. La clorosis asimismo puede mostrarse en estas situaciones. Apreciarás que las hojas que reciben menos luz se vuelven poco a poco más de un amarillo pálido.

Deja un comentario