regalar un bonsai a una mujer

Obsequiar un bonsái es una enorme demostración de cariño. Envuelve el deseo de trasmitir mucha energía efectiva para lograr todas y cada una de las misiones y proyectos de vida; con autonomía, independencia, fortaleza y perseverancia para combatir cualquier obstáculo. Son símbolo de buena salud, vida sana, deseo de felicidad, amistad, extendida vida, vejez digna, calma, vejez sosegada, paz, sabiduría.

Un Bonsai es un obsequio muy importante, una obra de arte viva que va mudando transcurrido un tiempo y que bastante gente estarían contentos de tener. Es una fuente de conexión con la naturaleza y el frescor, creando un ámbito satisfactorio, armónico y lleno de paz.

Su hermosura

Varios especialistas llegan a organizar a los bonsáis como las “mucho más ricas proyectos de artes naturales.” Esto se origina por su enorme atrayente: las flores, las ramas, la manera, etcétera., siendo uno de sus atractivos mucho más fuertes. En el momento en que obsequies esto a tu pareja, le vas a estar señalando que su hermosura es evidente.

El retardado desarrollo es un aspecto que cautiva del bonsái. Todos avanzan sin inconvenientes, siendo un hábito que debemos adoptar. Esta evolución forma su mayor atrayente, pero ¿por qué? Alienta calma. Lo que se le aneja al tamaño achicado. Lo malo es que deberás efectuar la alambrada, la limpieza, y la poda con bastante precaución. Si cometes un fallo y terminas dañando una parte de la planta, arruinarás su hermosura.

¿Qué es un Bonsai?

Bonsai significa verdaderamente árbol en maceta, siendo genéticamente igual a un árbol de tamaño usual, que merced a trabajos como el pinzado, trasplante, poda y otras técnicas, sostienen ese tamaño “mini” que los caracteriza y que los transforma en una planta de hermosura y armonía irreprimible.

El arte del cultivo del bonsái tiene su origen en China merced a los frailes taoístas, que los cuidaban como objeto de culto y de meditación.

Su simbolismo, uno de los más importantes fundamentos para obsequiar un bonsái

Obsequiar un bonsái no es, únicamente, obsequiar una planta. Es, de todos modos, seleccionar una con un valor simbólico singular. No es solo un símbolo de eternidad. Asimismo supone felicidad, amistad y vida longeva. Añadido, si elegimos por un bonsái como presente vamos a estar deseándole al receptor del obsequio fortaleza y felicidad.

Unos significados con los que se identifica este peculiar género de cultivo en cuyo país es originario, El país nipón. Y que, no obstante, prosiguen estando actuales.

Obsequiar un bonsái

La intención de obsequiar un bonsái es una exhibe del deseo hacía a la otra persona que logre hallar lo que se sugiera. Nuestra autonomía y independencia. Buenas energías (lo que llamaríamos en la actualidad tener un óptimo Karma). Hallar una enorme fortaleza para atravesar los baches que te pone la vida y/o una vejez digna. Todo lo mencionado se traduce en el deseo de que la otra persona alcance la alegría, una exhibe de amistad y la aspiración a una vida longeva.

Al fin y al cabo, obsequiar un bonsái no es ofrecer un ser vivo a tu persona particular a fin de que se encargue. (lo que todo el planeta llamaría “un cobrizo”). No tenemos la posibilidad de quedarnos. Lo bonito de las plantas y las flores es el concepto tan trascendental que hay detrás y que nos comprometemos a ir conociendo de a poco.

Deja un comentario