que le pasa a mi bonsai

Mensaje de Twitter

Plantar un bonsái y ofrecerle la manera puede ser una experiencia completamente gratificante. No obstante, gracias a múltiples causantes como el abuso de agua, la carencia de esta o el abandono de los cuidados precisos, nuestro bonsái puede hallarse en una situación crítica. En estas situaciones todavía probablemente halla promesa, puesto que observando el estado de sus raíces y alimentándolo con la fertilización correcta, este árbol semimuerto puede regresar a la vida.

Plagas mucho más comunes de los bonsáis

1 Pulgones

Hablamos de bichos pequeñísimos que tienen la posibilidad de ser de distintos tipos: pulgones verdes, negros, naranjas, cobrizos mucho más verdes. Son pequeños insectos chupadores que atacan los brotes nuevos de las plantas.

Primordiales causas de las hojas amarillas en los bonsáis

Entre los fallos mucho más usuales es no habernos informado apropiadamente de las pretensiones hídricas de nuestro bonsái. Esto, aparte de secuelas mortales para el bonsái, asimismo puede ofrecernos inconvenientes como la clorosis. Es frecuente que, si nos pasamos con el agua, una gran parte de las hojas del bonsái están de color amarillo profundo.

¿Qué llevar a cabo en estas situaciones?

Si da la sensación de que tú bonsái se muere, hay que descartar múltiples cosas. Lo primero es no desahuciar el árbol, sino más bien procurar salvarlo. Además, considere la lista de opciones que mostramos ahora:

  • Hay que comprender si el árbol prosigue vivo. Un truco es realizar una pequeña muesca en el leño, bien con la uña o un elemento afilado. Si emite un pequeño líquido verdoso o savia, quiere decir que hay esperanzas.
  • Garantizar la clase de bonsái. Solo de esta manera se logra inferir la manera de atenderle.
  • Ver las raíces. Si todavía tienen vigor, quiere decir que cumplen la función de dar de comer al árbol.
  • Recortar ramas en estado deplorable. La energía que guarda el bonsái debe usarla para volver a poner las partes que todavía tienen vigor.
  • Mudar la tierra. Es sensato llevarlo a cabo, pero precaución. Al tener un nuevo sustrato, el bonsái tiene aptitud para alimentarse y curarse.
  • No abuse el riego. Un fallo común es abarrotar de agua a las raíces en estas situaciones, lo que es contraproducente.

Bonsáis de exterior

Son un caso difícil, ahora varios son de hoja perenne. En estas situaciones, se repiten los inconvenientes antes convocados: exceso de riego y carencia de iluminación.

En un caso así, en estos árboles hay una causa asimismo recurrente para perder hojas. Hablamos a las plagas. Además, algunas anomalías de la salud en la raíz ocasionan la caída masiva de hojas.

Deja un comentario