que hacer bonsai olvidado al sol

Todos y cada uno de los árboles de todos modos son de exterior, pero tenemos la posibilidad de ponerlo dentro de tu casa si la clase es de zonas cálidas (con temperaturas suaves todo el año) o en el exterior si son especies de zonas tibias (con cambios de temperatura de primavera a invierno).

Influirá, por consiguiente, la temporada del año y de tu región climática. Si nuestra clase es exterior vamos a deber ponerla fuera de casa, en una terraza o donde resulte posible, pero jamás en el interior.

El riego del bonsái

El riego es primordial: con él se disuelven los elementos que hay en el sustrato y así, la planta puede absorberlos. Lo esencial es estar alerta al follaje del árbol ahora la humedad de la tierra.

Riega tu bonsái con agua de lluvia en el momento en que la tierra se halle sutilmente seca, si todavía está un tanto húmeda espera un tiempo. Es preferible de esta forma, en tanto que las raíces son muy sensibles al encharcamiento y tienen la posibilidad de pudrirse por carecer de oxigenación. Ten presente que el exceso o defecto de agua genera desórdenes o patologías en las plantas.

Comenzando con olmo común.

En cualquier esquina, en cualquier acera de cualquier calle, se arremolinan muchos de semillas de olmo.

No precisan nada, solo secarse al caer del árbol y regresar a hidratarse después. Germinan la enorme mayoría y en menos de 2 temporadas, si abonamos fuerte, vamos a tener descendientes de unos cuantos centímetros. Un material increíble para entrenar y iniciar una compilación de árboles de talla pequeña.

Especies Foráneas o Alóctonas:

Muchas de las especies usadas en bonsái acostumbran a venir de Asia, más que nada de El país nipón.

Ilex serrata, Celastrus orbiculatus, Fortunella hindsii, Picees, Cryptomería, Ginkgo biloba, Pyracanthas, Cítricos, precisan ser protegidas de las heladas.

Regar el bonsái en verano apropiadamente: eludir el exceso

Entre los fallos recurrentes en lo que se refiere a regar el bonsái en verano es el exceso de agua. De la misma el resto del año, el sustrato de estas plantas ha de estar húmedo de manera regular. Lo que no tenemos la posibilidad de confundir con estar encharcado. En verdad, si bien creamos que de esta forma el bonsái se puede humectar mejor, le vamos a estar realizando un flaco favor. Estos pequeños árboles son muy sensibles en demasía de agua.

De ahí que, es primordial emplear un sustrato para bonsáis. Esto no es secundario, en tanto que este género de suelos son singularmente drenantes y hacen más fácil la evacuación de agua. No obstante y no tenemos la posibilidad de someter nuestro bonsái a ningún embalse. Independientemente, el exceso de agua solo jura que las raíces no se oxigenen apropiadamente y, por consiguiente, corran el riesgo de pudrirse.

Deja un comentario