que hace falta para plantar un bonsai

Para efectuar un bonsái se necesita mucha paciencia y trabajo, es una labor dificultosa pero gratificante y resulta un obsequio para las futuras generaciones, puesto que, con el precaución conveniente, un bonsái puede vivir a lo largo de cientos y cientos de años. Una vez poseas las semillas en tus manos tienes que ponerlas en remojo unos cuantos días, las semillas están hibernando, y con esto las despertarás. La etapa más esencial para realizar un bonsái es la germinación de la semilla, de ahí que te aconsejamos que uses bandejas de germinación a fin de que con estas lograras supervisar la temperatura y humedad de forma fácil. Hay que tomar en consideración que si el sustrato o la tierra está bastante seco las semillas tienen la posibilidad de fallecer; por contra, si está bastante húmedo puede beneficiar la aparición de plagas que afecten a la germinación. La temperatura ideal ha de estar entre los 18 y los 22 grados centígrados, o sea, una temperatura de ámbito temperado. Una vez se tiene esto claro, se procede a plantar las semillas. Si usa la bandeja de germinación ponga una semilla en todos y cada orificio, en el caso de emplear otro lugar, debe realizar orificios con una separación de unos 3 centímetros, para eludir que las plantas nazcan altas y delgadas por carecer de aire. Apretar la tierra con los dedos o con un palo de madera para compactar el sustrato, hecho esto, ponerlos en el centro del orificio, contemplar con algo de tierra. Para el riego de las semillas tienes que comprobar la tierra, si está muy suelta es requisito regarla, precaución con el exceso de agua. Con el pasar de los años vas a ver que pequeñas hojas comienzan a brotar, pasados ​​30 días, prepararemos un mezclado vitamínico conformado por 1 litro de agua a la que agregaremos una botella de Benerva (B1) que vamos a poder conseguir en cualquier farmacia, con esta disolución regaremos cada 15 días a lo largo de los primeros 2 meses. Cuando las semillas han germinado y hay brotes bastante enormes es hora de efectuar su trasplante a una pequeña maceta, que debe tener un orificio en el fondo, debe cubrirse con una pequeña malla; antes de poner la tierra y el brote de bonsái pone algo de piedra que va a ayudar a drenar la humedad de la tierra. Para finalizar, ten en cuenta que el bonsái es un árbol, con lo que precisa bastante sol y ha de estar fuera.

Asimismo te puede atraer:

Localización de los bonsáis

La primera cosa que se debe tener claro en el momento en que comienzas a proteger un bonsái lo situarás.

Ciertos avisos básicos para cultivar y proteger un bonsái:

– Siembra. Si deseas cultivar un bonsái desde la primera etapa de su historia, desde el momento en que es una pequeña semilla ten presente que deberás aguardar entre 2 y tres años para lograr trabajar con tu pequeña creación. Si aún de este modo te gusta evaluar la experiencia, recuerda plantar las semillas en otoño o principios del invierno.

– Lote. La tierra del bonsái debe tener 2 especificaciones básicas: ha de ser nutritiva y bastante suelta a fin de que no se acumule el agua de riego. Un concepto increíble es poner una fina cubierta de gravilla que asista a oxigenar las raíces del bonsái y se haga más fácil el drenaje del agua.

Qué tierra emplear:

Tienes múltiples opciones: decantarse por llevar a cabo tú mismo la mezcla, empleando por igual musgo cernita, compuesto (humus o mantel) y arena gruesa (lavada); decantarse por obtener de forma directa la mezcla ahora lista particular para bonsái; u decantarse por emplear la que se emplea para cactus, en tanto que son afines y si ahora la tienes por casa, eso que te ahorras. Vuelca la tierra escogida en el envase y llena de manera que se quede a 2 centímetros del borde para lograr añadir mucho más tierra después sobre las semillas.

Va a depender de la clase de las semillas y del tamaño del envase. Mira las normas de siembra concreta de cada clase. Espolvorea las semillas sobre la tierra ahora añadida y después añade encima mucho más tierra: para semillas de 4 mm tiraremos 8 mm del suelo (esto es, el doble). Ajusta la tierra por arriba sin machacar.

Semillas de pino thunbergii

Plantar semillas de pino negro japonés. Entre los pinos mucho más fuertes y resistentes. Especial como bonsái. Elaborar los planteles, datas de plantado, métodos de estratificación y repicado.

Solo debes detectar el árbol para entender qué clase es y corroborar que reúne peculiaridades correctas para entrenar como bonsái, saber un tanto sobre sus ciclos reproductivos y buscar las semillas en el instante conveniente. Como puedes ver, todas y cada una son variedades muy correctas para bonsái. El valor o coste por el momento no es un obstáculo para adentrarte en el planeta de las técnicas de bonsái. Siempre y en todo momento lo digo, el bonsái no es costoso.

Deja un comentario