porque tengo el bonsai lleno de bichos

El procedimiento de control es afín en todos y cada uno de los casos, siendo la prevención fundamental por el hecho de que una vez establecida la plaga su supresión determinante no es tan simple como sucede, por poner un ejemplo en los pulgones. El caparazón de la cochinilla actúa realmente bien como composición protectora en frente de insecticidas. Como procedimiento de prevención es esencial sostener una copa bien aireada, limitar la app de agua sobre las hojas y emplear a lo largo del verano (temporada de mayor peligro de plagas) ciertos insecticidas precautorios.

Para la supresión de la plaga, primeramente y en el caso de tener mucho más bonsáis juntos, es requisito revisarlos para confirmarnos de que la plaga no se haya extendido. El próximo paso sería aislar al bonsái perjudicado del resto de bonsáis sanos para eludir que la plaga se extienda. Más tarde, escogeremos la manera mucho más eficaz para remover la plaga. Hay múltiples resoluciones:

De qué forma eludir el ataque de las plagas de jardín

Como puede ver, los bonsáis son tan susceptibles a las plagas y anomalías de la salud como cualquier otra plantas o árboles de tamaño habitual de esta pluralidad. No obstante, tener un tamaño mucho más manipulable y recibir mucho más atención que la planta de interior o el árbol de jardín promedio quiere decir que los inconvenientes normalmente se ven antes que logren ser irreversibles. Por otra parte, gracias a su tamaño achicado, los bonsáis tienen la posibilidad de no ser capaces de soportar un ataque preciso. La supervisión continua es primordial para eludir perder su planta.

Existen muchos insecticidas libres, cada uno de ellos conveniente para un insecto concreto y no siempre para todos. En ocasiones, la primera cosa que tienes que procurar es eliminar o lavar los insectos. Una aceptable regla a proseguir es usar el procedimiento menos arriesgado que realice el trabajo. Un jabón insecticida, por poner un ejemplo, es segurísimo para los humanos, pero debe aclararse de las plantas tras rociarlo, puesto que los ácidos grasos ocasionalmente cubrirán los poros de las hojas.

La mejor ofensiva es buena defensa

Es conveniente eludir las plagas, que tener que lidiar con ellas. ¿De qué forma eludir? Sosteniendo las sustanciosas limpias.

La higiene es parte fundamental en la prevención de plagas en las sustanciosas.

 El pulgón

El pulgón laníger es una seria amenaza para el bonsái. Se nutre pequeñas ramas y hojas novedosas. Se apoya en una cubierta de cera, muy similar a la cochinilla, y pausadamente, las ramas van tolerando una muerte progresiva hasta parar su desarrollo y el avance de los brotes. Una solución frente o sea la utilización de un insecticida sistemático pulverizado sobre el bonsái.

El incremento de la temperatura hace la aparición de la mosca blanca. Hablamos de un pequeño insecto de color blanco que se pone en la parte de abajo de el papel. Altera el desarrollo y la segregación de la melaza del bonsái. Puede combatirse merced a un insecticida concreto para esta clase de plaga.

La relevancia sobre nutrición y parásitos

Muy más allá nuestro y tras decir todo lo mencionado, en la higuera tienen la posibilidad de proliferar cualquier clase de parásito, deficiencia o exceso sobre nutrición u otras caracteristicas que vamos a ir construyendo en este producto, para ocasionar plagas y patologías.

Si no eludimos las plagas y anomalías de la salud en su instante, tenemos la posibilidad de padecer un enorme daño económico. Tenemos la posibilidad de, desde ver mermada nuestra producción de higos hasta perder una cosecha y en casos mucho más inusuales, que nuestras plantas se mueran.

Deja un comentario