porque podar las raices de un bonsai

Ahora vimos los primordiales objetivos que procuramos hallar en el momento en que tengamos la posibilidad un bonsái, pero, ¿cuándo efectuamos la poda?

Siempre y cuando trasplantamos un árbol, vamos a deber podar las raíces. Esto va a facilitar la fijación al nuevo sustrato.

¿De qué manera comenzar a ofrecer forma a un bonsái?

Los bonsáis son plantas que se cultivan en pequeños recipientes y se les da una manera concreta a través de el podado y el afirmamiento. Para podar un bonsái, primero tienes que saber la manera que deseas que tenga la planta. Después, usa tijeras para podar las ramas y tallos a la longitud deseada. Asegúrese de no podar bastante, en tanto que esto podría dañar la planta.

El bonsái ficus se poda en el momento en que está en reposo vegetativo, por norma general en otoño o invierno.

¿De qué manera podar las raíces del bonsái?

El bonsái es un género de árbol que medra en ecosistemas muy limitados y que, por consiguiente, precisa unos cuidados muy destacables para sostenerlo. No obstante, merced a los abonos destacables ahora unas técnicas de poda muy específicas, vas a poder hallar dar la vida a tus bonsáis a lo largo de varios años. Exactamente, entre las primordiales técnicas de jardinería para hallar que el bonsái se expanda sano y fuerte es la poda de las raíces. Esta técnica radica, primordialmente, en podar entre una tercer parte y 2 tercios las raíces del bonsái de manera periódica. La mayor parte de los bonsáis precisan una poda de raíces cada 2 o tres años, en dependencia de la clase de bonsái de que se trate.

Si deseas obtener un bonsái y te preocupa su cuidado, podemos destacar que las raíces de los bonsáis tienen la posibilidad de ser podadas de manera periódica sin que por este motivo, la planta padecerá ningún género de daño. En verdad, la poda es una técnica muy precisa que contribuye enormes provecho a este género de planta. Entre las primordiales causas por las que es conveniente podarle las raíces a un bonsái resaltan, por poner un ejemplo, que esta planta precisa contar con del máximo espacio en la maceta para lograr medrar de una forma saludable. De ahí que, y a fin de que la planta disponga del máximo espacio en la maceta, es primordial efectuar una poda periódica de todas y cada una de las raíces.

Pasos para trasplantar un árbol bonsái

  1. Retire el árbol del test con bastante precaución. Las raíces tienen que mostrarse enrolladas sobre sí mismas. Si no las ve, puede ser pues se han comenzado a pudrir gracias a la carencia de espacio. En todo caso, el árbol ha de ser replantado con urgencia.
  2. Con una aguja de llevar a cabo punto o un utensilio afín, libere y desenvuelva las raíces y suprima una parte de la tierra vieja. Si las raíces están sanas, retire aproximadamente media tierra y deje el resto del cepellón intacto.
  3. Si no están sanas completamente, retire la tierra vieja. Hágalo con asistencia de una manguera o con el chorro de agua del grifo para no ocasionarles lesión.

    bonsai

    Si deja el cepellón en remojo diez minutos, después le va a ser mucho más simple efectuar esta operación.

  4. Suprima cualquier raíz fallecida o en estado deplorable, cortando hasta llegar a una sección no dañada. Recorte el resto de manera que quepa en el vaso, dejando un margen de unos 2,5 cm aproximadamente en los lados.
  5. Lave la maceta y recubra los orificios de drenaje con malla de plástico para evitar que el nuevo sustrato se logre colar por ellos.
  6. Ponga una fina cubierta de arena gruesa o gravilla fina en el fondo del envase para asegurarse un especial drenaje y cubra esta cubierta con el sustrato nuevo. Hacina algo de tierra en el sitio designado para el leño.
  7. Ponga el árbol de manera que quede de frente. Si lo pone levemente descentrado, resulta mucho más estético. Asiente bien el leño en el montículo, haciéndolo girar con suavidad mientras que lo desplaza hacia enfrente y hacia atrás. Afiérmelo a su lugar realizando pasar alambre o hilo de nylon por medio de los orificios de drenaje para sostener las raíces en la base.
  8. Agregue el sustrato nuevo, realizando que penetre bien entre las raíces con el apoyo de una aguja de llevar a cabo punto. Si la tierra está seca, esta labor le resultará mucho más simple. Finalice de ocupar la maceta, dejando 6 cm aproximadamente libres entre la tierra y el borde superior de la vasija. Unas semanas después, el suelo se asentó y va a poder añadir mucho más cantidad.
  9. Riega en abudancia y resguarde el árbol de las heladas, del sol directo y del viento hasta el momento en que vea que regresa a medrar nuevamente. No riegue hasta el momento en que vea que el suelo comenzó a secarse un tanto, y después riegue con prudencia hasta el momento en que el árbol vuelva a medrar. No agregue ningún fertilizante hasta bien empezado el desarrollo.

¿Por qué razón podar tu bonsái?

La poda tienes que efectuarla por múltiples fundamentos:

  1. Diseñar de tu bonsái. Deseas ofrecerle forma y hallar un estilo que has soñado. Tallas de unas zonas y dejas de otras medrar mucho más para llegar a tu iniciativa.
  2. Repartir la fuerza. Novedades la salud de tu bonsái frenando el desarrollo elevado de las ubicaciones mucho más fuertes y progresando el desarrollo en zonas enclenques del árbol.
  3. Ocasionar la brotación. En el momento en que podas las ramas de entrenudos largos (desarrollo elevado), logras que el árbol brote en zonas traseras progresando la consistencia de hojas en zonas donde no las había.

Deja un comentario