malla protecion del sol para los bonsais

Este verano fué extraordinariamente caluroso en Brunete, con varios días cerca de 40ºC y muchas noches sobre 25ºc, como se puede observar en la próxima gráfica que exhibe las temperaturas del día a día. La humedad relativa descendió del diez% ciertos días ahora ocasiones no superó el 40%. Los bonsáis en estas condiciones padecen agobio y el menor fallo en el riego tiene la posibilidad de tener graves secuelas. Para evitarlo, tuvimos que poner una malla de sombreado agregada para resguardar a los caducos mucho más frágiles que frecuentemente viven con ocultación del 60%.

Afortunadamente, estos rigores semejan haber acabado con la entrada del otoño y los árboles recobran su actividad y vuelven a medrar, regalándonos nuevos brotes. Debemos controlar la alambrada para eludir que se clave con este desarrollo.

Donde poner un bonsái según la clase que poseas.

Todos y cada uno de los árboles de todos modos son de exterior, pero tenemos la posibilidad de ponerlo dentro de tu casa si la clase es de zonas cálidas (con temperaturas suaves todo el año) o en el exterior si son especies de zonas tibias (cambios de temperatura de primavera a invierno).

Influirá, por consiguiente, la temporada del año y de tu región climática. Si nuestra clase es exterior vamos a deber ponerla fuera de casa, en una terraza o donde resulte posible, pero jamás en el interior.

jardinero

Precaución con las heladas

Toda la vegetación acostumbra padecer los efectos de las bajas temperaturas a lo largo del invierno. Singularmente, si en el sitio en el que vives nieva o las temperaturas se sitúan bajo los 0°C, es conveniente resguardar los árboles ornamentales.

Entre los cuidados básicos bonsái de exterior resalta el guardarlos a lo largo del invierno. Claro, tienes que eludir cueste lo que cueste ponerlos en una habitación que tenga la calefacción encendida por un buen tiempo. Esto acabará siendo amenazante para este.

Donde hay que detectar los aceros en el hogar

En tiempo mediterráneo, tienen que ponerlo en el exterior, a pleno sol todo el año. Para eludir quemaduras en las puntas de las hojas, es conveniente resguardarlo, en verano, del profundo sol del mediodía. Puedes observar el vídeo que contamos sobre el porqué se queman los bordes de las hojas de tu arce cliqueando aquí.

Los arces van bien entre un rango climático de 20 °C y 5 °C, con lo que en verano hay que resguardar del sol directo para eludir que se quemen las hojas y se deben pulverizar. En tiempos mucho más fríos, tienes que resguardar a los Arzas de las heladas.

Deja un comentario