la mejor forma de cuidar un bonsai

El abono pertence a los pasos mucho más esenciales en el instante de proteger un bonsái. Al estar plantados en macetas pequeñas, precisan ser encurtidos para actualizar los nutrientes de la poca tierra que tienen.

Se sugiere abonar el árbol a lo largo de la temporada de desarrollo, esto es, desde primavera hasta finales de otoño. No se sugiere abonar los recién trasplantados árboles (los especialistas recomiendan aguardar un mes para llevarlo a cabo) ni tampoco los que están enfermos.

De qué forma poner abono a un bonsái

El abono pertence a los pasos mucho más esenciales en el instante de proteger un bonsái. Al estar plantados en macetas pequeñas, precisan ser encurtidos para actualizar los nutrientes de la poca tierra que tienen.

Se sugiere abonar el árbol a lo largo de la temporada de desarrollo, o sea, desde primavera hasta finales de otoño. No se sugiere abonar los recién trasplantados árboles (los especialistas recomiendan aguardar un mes para llevarlo a cabo) ni tampoco los que están enfermos.

El riego del bonsái

El riego es primordial: con él se disuelven los elementos que hay en el sustrato y así, la planta puede absorberlos. Lo esencial es estar alerta al follaje del árbol ahora la humedad de la tierra.

Riega tu bonsái con agua de lluvia en el momento en que la tierra se halle sutilmente seca, si todavía está un tanto húmeda espera un tiempo. Es preferible de esta forma, puesto que las raíces son muy sensibles al encharcamiento y tienen la posibilidad de pudrirse por carecer de oxigenación. Ten presente que el exceso o defecto de agua genera desórdenes o patologías en las plantas.

Abonado

El abonado es primordial en la temporada de desarrollo de un bonsái, puesto que precisa varios nutrientes y no tienen mucha tierra en una maceta. Entre primavera y otoño es la temporada de desarrollo, con lo que debe abonarse múltiples ocasiones durante estos días. Un abono equilibrado en nitrógeno, fósforo y potasio basta para un bonsái. No obstante, en dependencia de la clase y de la temporada del año, posiblemente sea mejor un abono con distintas des. Por servirnos de un ejemplo, a lo largo de la primavera tiene la posibilidad de tener un abono abundante en nitrógeno, lo que le va a ayudar a medrar.

Llevar a cabo un trasplante de un bonsái no es cíclico, de la misma el riego. Verifica el árbol a fines de invierno o comienzo de primavera, sacándolo de la maceta y mira:

INFORMARSE

En el momento en que adquirimos un bonsái debemos notificarnos de las peculiaridades mucho más esenciales de su clase y conocerlo bien: ¿hablamos de un bonsái de interior o exterior? ¿precisa mucha agua? mucha luz? De este modo vamos a tener presente las pretensiones concretas de cada clase. En nuestra página web puedes localizar las fichas técnicas de las variedades más habituales.

Entre las inquietudes mucho más comunes es sobre el riego. Una falta o exceso en el riego en nuestro bonsái se encuentra dentro de los fallos más frecuentes y que tiene efectos inmediatos en la salud de nuestro bonsái. Es primordial ofrecerle el agua precisa.

Deja un comentario