hacer un bonsai desde un arbol de vivero

Estábamos alterados y también ilusionados, no sabíamos que nos hallaríamos ni de qué forma nos iría.

Decidimos llevar algo de toda la pluralidad que contamos en el vivero como descendientes, prebonsau de múltiples tamaños y Bonsais de enormes dimensiones como Pino Silvestre y Arce Burgeriano.

Ciertas puntualizaciones sobre el vídeo

Si bien para un aficionado que se está empezando en el planeta del bonsái, los trabajos descritos le logren parecer fuera de su alcance o que precisan mucha habilidad manual para a su avance, debemos estimar el vídeo exhibido como una guía general sobre ciertos principios básicos del bonsái y por consiguiente está sosten a interpretación y adaptación por la parte del aficionado, en función de sus peculiaridades: región geográfica, tiempo, disponibilidad de plantas de vivero, materiales, etcétera.

No obstante, no semeja muy aconsejable dejar el primero de todo las raíces del junípero al descubierto mientras que se poda y alambra la copa del mismo. Si bien estemos haciendo esta operación en otoño o invierno es un peligro insignificante mostrar a la desecación el sustrato de la planta, mucho más aún para un aficionado novel que puede demorar bastante tiempo en podar y tejer el junípero así como se expone.

Modela y da forma

El modelado del bonsái debe iniciar el primero de los días, mira hojas y ramas para podar las que superen el tamaño sosprechado. Por servirnos de un ejemplo, si van 2 ramas, corte una. No es necesario que sea cada día, pero según el género de plata escogida y su ritmo de desarrollo la poda en los bonsáis acostumbra tener que hacerse de manera continua.

Todas y cada una de las plantas precisan agua, pero siempre y en todo momento en la medida justa. Entre los peligros del bonsái es que no sea con la capacidad de drenar la proporción de agua que recibe, pudriéndose las raíces de manera rápida.

Vientos secantes.

Temepratires altas y viento, es homónimo de inconvenientes. Si en tu región hay brisas calidas tienes que resguardar tus árboles. El árbol evaporará por la insolación del sol y además de esto complementariamente por el viento.

Solución. La primera opción es usar mallas de sombreado, de esta forma si bien no tengamos la posibilidad eludir la exposición de los árboles al viento, si tenemos la posibilidad de achicar la transpiración por insolación.

Deja un comentario