ficha tecnica bonsai parra de uva

Hacer un bonsái es un arte digno de contemplar. Más que nada en la situacion de variedades de plantas afrutadas y florales. Para cultivar un bonsái de parra en el hogar se necesitan cuidados muy fáciles (pero permanentes) aparte de algo de paciencia, puesto que va a tardar múltiples años en ofrecer frutos. Aquí te enseñamos de qué forma hacer tu bonsái de parra en maceta.

–¿De qué forma se hace un bonsái de vid? En la mayor parte de las especies de plantas leñosas, el bonsái se puede hacer desde semillas o esquejes de una planta madre. En la situacion de la parra de uva va a ser mucho más simple ofrecerle forma al bonsái si se le cultiva desde la semilla, pero con este procedimiento va a tardar precisamente 4 o 5 años en ofrecer la primera cosecha de uva. ***Bonsai desde la semilla +Se cultiva la uva desde el principio en una maceta de pequeño tamaño (2 litros) y predominantemente de poca altura. Este procedimiento es el que nos dejará supervisar un tanto mucho más el desarrollo de la parra y sostener las ramas a un nivel no mayor de 20 centímetros de altura. ***Bonsai por propagación Otro procedimiento para hacer el bonsái de parra es a través de la reproducción de esquejes o injertos de una planta madre madura. Este procedimiento es mucho más veloz y para elaborarlo solo precisas recortar un esqueje con por lo menos 2 nudos y plantarlo en una exclusiva maceta de pequeño tamaño. –¿Qué cuidados precisa el bonsái de uva? +Temperatura: Entre diez y 18°C ​​+Luz: Sol directo (8 horas o mucho más) +Suelo: Rápido y nutritivo +Maceta: Con buen drenaje y tamaño +Riego: Incesante, sin estancar ni salpicar las hojas. +Abono: Líquido y de forma anual en el final del invierno. + Podas: Continuas estéticas. La única diferencia de precaución al de un viñedo de tamaño habitual va a ser la continuidad de las podas. Estas van a ser primordiales para sostener la manera y el tamaño esperado de la planta. Datos: Ten en cuenta que las flores de la uva y por consiguiente los frutos, brotarán de las yemas o nudos del sarmiento (sitio de inserción de ramas frutales en el viñedo). Jura dejar unos cuantos nudos en todos y cada sarmiento de tu bonsái para garantizar la fructificación.

Parra virgen  (Parthenocissus quinquefolia): Poda y riego

La poda ocasional asimismo forma una parte del poco cuidado que solicita la parra virgen, así sea para supervisar su desarrollo y eludir que invada algún sendero o composición.

Poda de capacitación

Si la planta o parra es joven, las primeras podas se conocen como poda de capacitación puesto que determinarán la manera y la fuerza de esta . Por consiguiente, estos procesos tienen la posibilidad de cambiar un tanto según si se busca emplear la planta como parra para uvas de mesa, para llevar a cabo vino o como parra para ofrecer sombra. Además de esto, tienen la posibilidad de cambiar según la temperatura y el tiempo de la región, el género de uva o la cepa. Ciertas formas comunes son el alias de la viña en vaso y en espaldera, pero hay mucho más técnicas y formas con lo que hay que usar la que se necesite en todos y cada caso.

En vaso va a ser en el momento en que se busque tener un viñedo de manera individual, si bien haya mucho más en el lote, esto es, sin ser unido a otros para conformar un enorme lote. En cambio, la técnica de la espaldera servirá para hacer viñedos donde las vides estén conectadas con alambres o aguantes o en casos en que se busque usar un solo viñedo para ofrecer sombra a una región con un soporte.

Deja un comentario