extraer un arbol para hacer bonsai

Mensaje de Twitter

Plantar un bonsái y ofrecerle la manera puede ser una experiencia completamente gratificante. No obstante, gracias a múltiples causantes como el abuso de agua, la carencia de esta o el abandono de los cuidados precisos, nuestro bonsái puede hallarse en una situación crítica. En estas situaciones todavía probablemente halla promesa, puesto que observando el estado de sus raíces y alimentándolo con la fertilización correcta, este árbol semimuerto puede regresar a la vida.

Bonsai gratis.

En el momento en que descubrí la reproducción vegetativa (o reproducción asexual de las plantas), me puse velozmente manos a la obra con los esquejes. Boneo gratis, pensé! Y de esta manera es. Esta es la forma mucho más fácil y económica de reproducir árboles para transformarlos en bonsái.

He probado muchas fórmulas y sistemas para hallar el tan esperado propósito. Unas me dieron resultado y otras no. Pero lo que si he logrado es entender qué sistemas no marchan y qué fallos he cometido que no deseo reiterar. Quizás esta es mi mejor aportación, pues de esta forma te ahorras algún disgusto.

Especies para hacer un bonsái

El paso inicial para cultivar un bonsái es tener un árbol para cultivar y dar forma. De ahí que, le aconsejamos seleccionar especies de Olmo Chino (Ulmus Parvifolia), Arce Japonés (Acer Palmatum) o, para personas mucho más experimentadas, Pino Negro Japonés (Pinus Thunbergii).

Entre las especies mucho más populares de bonsái es, indudablemente, el Arce Japonés (Fer Palmatum). Este arce ha de ser protegido del sol en las horas centrales del día y del frío en invierno si bajan las temperaturas de -diez°C. En el momento de podarlo, es conveniente llevarlo a cabo en otoño para eludir el sangrado elevado de savia y el riego habrá de ser períodico.

Dividir el árbol de la maceta

¡Realmente bien! ahora poseemos todo lo preciso para efectuar el trasplante, ya que comenzamos!

Lo primero va a ser comprobar si el árbol tiene anclajes, si es de este modo los vamos a cortar por la parte de arriba si estos son perceptibles, o por la parte de abajo si no logramos observarlos.

Riego

Todas y cada una de las plantas precisan agua, pero siempre y en todo momento en su justa medida. Entre los peligros del bonsái es que no sea con la capacidad de drenar la proporción de agua que recibe, pudriéndose las raíces de forma rápida.

Es sensato con el riego, se aconseja sumergirlo hasta la mitad en agua a fin de que se alargue de manera homogénea desde el orificio de drenaje y después sacarlo al exterior.

Deja un comentario