desfoliar bonsai antes de que caigan las hojas

Mensaje de Twitter

Plantar un bonsái y ofrecerle la manera puede ser una experiencia completamente gratificante. No obstante, gracias a múltiples componentes como el abuso de agua, la carencia de esta o el abandono de los cuidados precisos, nuestro bonsái puede hallarse en una situación crítica. En estas situaciones todavía probablemente halla promesa, puesto que observando el estado de sus raíces y alimentándolo con la fertilización correcta, este árbol semimuerto puede regresar a la vida.

Abonando los bonsáis

El bonsái, como todas y cada una de las plantas de maceta, tiene un espacio con limite donde realizarse, con lo que los nutrientes de que dispone son muy limitados y la salud de nuestra planta queda comprometida.

De ahí que deberíamos meditar que el fundamento de la nutrición del bonsái ha de estar apoyado en lo que proporciona el medio natural. El humus líquido, cuya base es el humus de verme, contribuye todos las ventajas del mismo: crea una red social de microorganismos en el suelo que asisten a la nutrición de una forma natural, fomenta la sanidad en el suelo al eludir que patógenos se logren desarrollar y perjudicar a las raíces de la planta y asiste para sostener unos escenarios correctos de nutrientes para eludir los desequilibrios. Ya que el envase del bonsái tiene un tamaño definido, al dar los nutrientes en una manera líquida, es la manera mucho más simple de abonar nuestro bonsái.

Hilado

La alambrada es una técnica que nos deja llevar a cabo un modelado en las ramas sin precisar pasar por la poda. Las ramas finas de estos bonsáis tienen una enorme elasticidad. Esto nos posibilita su modelado, pero las ramas gruesas son considerablemente más recias y es bien difícil doblarlas sin romperlas. El instante perfecto para tejer es tras la poda o el defoliado, en el momento en que observamos mejor su ramificación.

jardinera

¿Qué ocurre con nuestro bonsái en otoño?

El calor ahora comienza a distanciarse y la temperatura va en bajada. Es un síntoma inequívoco de que el otoño ahora está tocando las puertas de nuestro jardín. En primavera y verano estuvimos abonando nuestros bonsáis y estos nacieron saludables. En el momento en que aumentó la temperatura detuvieron su desarrollo y se inició el desarrollo de acumulación de energía. Este desarrollo se sostendrá hasta prácticamente finales de otoño. Te enseñamos de qué forma cuidar de tu bonsái en otoño y eso le va a ayudar a soportar el invierno.

El alimento recogido del sol se convierte y trata para generar azúcares y otras substancias primordiales para su historia. Esta se conoce como savia desarrollada. Los árboles descomponen la clorofila en diferentes elementos y las guardan adjuntado con los azúcares en las raíces y el leño. Estas reservas van a ser usadas en primavera.

Deja un comentario