cuidado de los bonsais de interior

No todos y cada uno de los bonsáis están permitidos para el interior de nuestra vivienda. Así, si nos encontramos pensando en conseguir o obsequiar algún ejemplar bonsái para adornar un hogar debemos notificarnos antes sobre las variedades que se amoldan a estas condiciones y la manera en que debemos darles los cuidados.

Ficus Retusa

Localización de los bonsáis

claro en el momento en que comienzas a cuidar de un bonsái es el sitio donde lo situarás.

LA UBICACIÓN.

Debemos tener en consideración que, pese a su tamaño, los bonsáis no dejan de ser árboles. Clasificamos a los bonsáis en 2 conjuntos para lograr saber qué localización va a ser la mejor para ellos:

  • Pondremos dentro de nuestra casa esos bonsáis de origen tropical y/o subtropical. Los situaremos en casa en frente de una ventana (máxima distancia medio metro). Procuraremos que esté ubicado en la ventana que mucho más entre la luz. Vamos a deber tener en consideración ubicarlos lejos de aparatos eléctricos como ordenadores, frigos, microondas, televisores… o todos los que emitan calor. Tal como asimismo de la calefacción o aire acondicionado. ¿Por qué razón? Este género de electrodomésticos resecan el ámbito y no es bueno para los árboles pequeños. Otra cosa a tomar en consideración es que la estancia donde va a estar nuestro bonsái es que esté bien ventilada. Esto va a hacer mucho más bien difícil que las plagas visiten nuestro bonsái.

La humedad ambiental, clave para su confort

De nuevo: son árboles y, añadido, de origen tropical.

bonsai

En ningún caso están familiarizados a un ámbito seco. De ahí que, si deseamos observarlos progresar adecuadamente, debamos crearles un microclima. No es tan difícil como semeja. Solo hay que poner una plata o maceta mayor que la del bonsái bajo él con agua. Ahora va a bastar con poner una cubierta de greda volcánica y, sobre ella, el bonsái. Así, va a poder tener la humedad que necesite sin que sus raíces se logren pudrir.

Pero no es la única práctica que vamos a deber hacer como una parte de los cuidados del bonsái. Tampoco está de sobra adecentar regularmente sus hojas para fomentar la fotosíntesis y, una vez limpias, pulverizar agua. Una manera simple de sostener hidratadas las hojas.

Establece la temperatura correcta

Los bonsáis de interior detallan una destacable prioridad por temperaturas cálidas entre 64 y 75 Fahrenheit (diez y 23 grados Celsius) a lo largo del día. Les agrada algo mucho más fresco a lo largo de la noche, cerca de 61 Fahrenheit o 16 grados centígrados.

Los árboles bonsái son muy sensibles a las oscilaciones de temperatura. Por consiguiente, ten presente cualquier cambio brusco de temperatura. Esto quiere decir eludir poner tu bonsái cerca de un calentador o aire acondicionado.

Deja un comentario