como hacer un bonsai de buganvilla

1.¿Por qué razón es atrayente cultivar un bonsái desde semilla?

Por el momento disponemos a nuestro alcance cantidad considerable de material para lograr conformar bonsáis, desde árboles de centros de jardinería hasta material importado de manera directa desde El país nipón. El valor es poco a poco más accesible y la mayor pluralidad, no obstante, hacer nuestro bonsái desde semilla tiene bastantes virtudes.

Normas de precaución

Lo idóneo es que la planta se expanda en la tierra antes de ser plantada en una maceta. Las raíces de la buganvilla son muy débiles y delgadas en el momento en que no están desarrolladas, lo que provoca que se desprendan de manera fácil a lo largo de la plantación en maceta.

Es preferible aguardar hasta el momento en que las ramas sean gruesas y las raíces sean bastante fuertes para aguantar el movimiento antes de estimar la oportunidad de plantarlas en una maceta. El más destacable instante para mover la planta a una maceta es a fines de la primavera, en el momento en que está en veloz avance.

Cuidados del Bonsái de Buganvilla

  • Luz: esta planta necesita bastante sol y temperaturas altas a fin de que logre florecer. Por tal razón, le es conveniente ponerla en el exterior a lo largo de la temporada de desarrollo y en un espacio donde le pegue el sol. A lo largo del otoño, cámbialo en un espacio mucho más frío (no inferior a los 15°C), pero que tenga bastante luz.
  • Agua: riega tu bonsái con abundante agua una vez aprecies que la área del sustrato se halle seco, pero impide los encharcamientos, puesto que las raíces podrían pudrirse y, por norma general , se tengan la posibilidad de enseñar inconvenientes fúngicos. La buganvilla elige el agua con un pH de entre 6-6.5.
  • Abono: emplea abono sólido orgánico una vez por mes a lo largo de la temporada de desarrollo y cada 2 semanas a lo largo del invierno. En el caso de que uses un abono líquido, hazlo de manera semanal.

    jardinera

  • Poda y hilado: corta los brotes una vez haya florecido el arbusto, deja 2 hojas en todos y cada brote. En el momento en que podéis las ramas pequeñas hágalo preferentemente a lo largo del otoño o en invierno. Si deseas que tu bonsái florezca no puedes pinzarlo ni podarlo de sobra en verano. Tras una poda, emplea una pasta selladora en las lesiones.

Riego

La buganvilla es fuerte a la sequía y no acepta el riego elevado. Mientras que estemos formando el bonsái, regaremos de manera rutinaria para asistir al avance del sistema radicular. Más tarde, lo disminuiremos solo a lo extrictamente preciso. El suelo debe tener un óptimo drenaje.

Si hay escasas hojas pero la planta tiene algo de color, posiblemente no esté regando bien. Si existen muchas hojas pero no bastante color, probablemente esté bastante regado.

Lámpara del sol que precisa el bonsái buganvilla

Sostener bien alumbrada a lo largo de todo el invierno, pese a eludir el sol directo. En la temporada de desarrollo, expuso en el sol directo por la mañana.

Temperatura mínima que aguanta: 7°C, y solo a lo largo de breves periodos. Lo idóneo es que la mínima invernal pase los 12ºC. La planta puede aguantar temperaturas muy, muy altas sin inconvenientes, siempre y cuando la raíz se sostenga Fría.

Deja un comentario